Wikipedia

Resultados de la búsqueda

viernes, 8 de febrero de 2013





INSANA INOCENCIA


Niños del tiempo, espejos resquebrajados, 
ojos de lúgubre vehemencia
cuyas lumbres insaciables han vejado sus frentes 
con el húmedo y mudo enjambre de bestias
revestidas de miserias más elegantes 
despiertas a la luz de cada aurora
y dormidas a la misma finura 
para no sentir callada afrenta.


Pequeños, pequeños arcoíris de este universo
donde se miran sin verse ilustres y jueces…
dolor, lágrimas, hambre, frio y carencias de caricias,
agua dulce y miradas tiernas
son ropajes que envuelven su horas enfermas
llevando sus rostros surcados de grietas
melodías ocultas que claman ser entonadas
con quienes en sus manos dan respuestas.

Niños, niñas, de cuerpos pequeños,
de risas en blanco y negro
que no se oyen ni en sus propios oídos y,
entre sus dedos el tiempo destila gotas de sacrilegio.

Niños despojados, navegan sonámbulos,
inmersos en suburbios oscuros de reinos sin reino
que claman sin voz – misericordia –
mientras exhalan lágrimas amargas.

Dad a ellos, sus cuerpecitos piedades,
embriágales de ternura, cúrales sus males, decora sus
lágrimas, para que sean perlas y diamantes
que cubran sus soledades, grabándoles la sonrisa
de cristales nuevos, donde ellos mismos puedan verse
reflejados desbordantes y bellos
jugando a ser gigantes
entre sus pequeñas esencias incólumes.

Autoría: Rosa Torres Urra
©Derechos Reservados/ Chile